Mesa nacional de jóvenes rurales se reunió en Puerto Montt para discutir los desafíos del agro

170
0

La Mesa Nacional de Jóvenes Rurales nace de una necesidad por participar activamente en las decisiones sobre políticas públicas que afectan directamente a este grupo etario. De esta forma, y gracias a los escenarios organizados por INDAP para conversar sobre Juventud Rural, muchos de los que conforman esta mesa pudieron conocerse y compartir sus experiencias.

“Pero aún nos hacía falta conocer jóvenes de las regiones más lejanas, como la región de Arica y Parinacota, la región de Tarapacá, la región de Antofagasta y la región de Magallanes, lo que se resolvió con la Comunidad Virtual Yo Joven & Rural, porque allí contactamos a quiénes nos hacían falta para completar la representatividad de las 16 regiones”, destaca Jessica Duque, encargada de la comunidad virtual de jóvenes rurales de INDAP.

Luego de la identificación de quienes quiénes serían los representantes por región, se realizó un primer encuentro, el cual se llevó a cabo en la ciudad de Chillán donde se les orientó a los jóvenes para conformar la primera Mesa Nacional de Jóvenes Rurales de Chile y conversar sobre algunas inquietudes, entre ellas, la necesidad de contar con Encargados de Jóvenes de INDAP en las regiones para impulsar la creación de mesas regionales y el fortalecimiento de las ya existentes.

Así, en el encuentro realizado en Puerto Montt, los representantes de todas las mesas regionales discutieron sobre las oportunidades de mejora, fortalezas y debilidades para así tomar decisiones y armar un plan de trabajo que siga fortaleciendo lo que se está haciendo con los Jóvenes Rural de Chile. Oportunidad en que pudieron exponer sus conclusiones y acuerdos a los directivos de INDAP, encabezados por el director nacional(s) de INDAP, Ricardo Vial y el director regional, Enrique Santis.

“Hemos tratado de hacernos cargo de un desafío país que es bastante grande, y no sólo acá sino en toda Latinoamérica, de que los jóvenes se queden en el campo. De esta forma, nos dimos cuenta y empezamos a mirar los promedios de edad en INDAP y estos alcanzan los 58 años, predominando el grupo etario de mayor edad. Por eso, lo primero que hemos querido es que los jóvenes tengan un espacio donde puedan expresarse e intercambiar opiniones, y para eso le hemos pedido a los directores regionales de todo el país que puedan crear mesas regionales donde tengamos la oportunidad de escuchar a nuestros jóvenes rurales, que nos cuenten cuales son los requerimientos y necesidades que ellos tienen, y de esas reuniones, como la mesa nacional de jóvenes, diseñar las políticas públicas en conjunto con ellos”, recalcó el director nacional(s) de INDAP, Ricardo Vial.

Asimismo, el directivo nacional puntualizó que hoy la institución tiene herramientas formales de apoyo a los jóvenes como créditos con tasas preferenciales, o el proyecto de compra de tierras a través de BancoEstado y un programa de asesorías técnicas para que los jóvenes que decidieron quedarse en el campo, o regresar a él, lo hagan por largo tiempo, produciendo alimentos de calidad, sanos y a un precio justo.

Formalizar la asociatividad

De esta forma, se ha trabajado también gracias a las nuevas tecnologías de información y la comunicación, donde incluso un grupo en whatssapp es la principal forma de contacto y la comunidad virtual “Yo Joven & Rural” unos de los mejores aliados para comunicar sobre la existencia de estas mesas de jóvenes rurales, poder conocer a más integrantes, armar redes de contacto y para mantener informado a la comunidad.

Para Izzamar Cayo Viza, joven agricultora del Valle de Lluta, en la región de Arica y Parinacota, fue muy importante este segundo encuentro porque permitió discutir sobre las oportunidades de mejora, las fortalezas y debilidades para así tomar decisiones y armar un plan de trabajo que siga fortaleciendo lo que se está haciendo con los Jóvenes Rural de Chile.

“Creo que para el futuro se vienen cosas buenas para nosotros los jóvenes, con una asociatividad más formal para mejorar nuestra labor. Queremos mejorar la difusión de este trabajo para poder abarcar a más jóvenes, poder reeducarlos en torno a la agricultura, y ojalá a los más pequeños que viven en el campo, así como también mejorar el acceso al financiamiento. En mi región, como en todo Chile, hay muchos jóvenes que nos apasiona el campo, que sabemos lo difícil que es trabajar y por eso poder contar con el apoyo de INDAP es fundamental para poder surgir y ser un aporte al país, mostrando las riquezas y lo bello que es vivir del campo”, destacó la joven productora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SHARE
Comentarios