La voz del profesor: Una responsabilidad compartida

Por: Diego Higueras Mellado Docente Carrera de Fonoaudiología USS · Sede De la Patagonia

36
0

La voz, generalmente se considera como la mera producción de un sonido, la que se realiza a través de la acción coordinada de diversas estructuras. Sin embargo, es eso y más. La voz se debe contemplar como un instrumento que nos ayuda a la transmisión de información y que tiene un fuerte contenido emocional y social.

Por el contrario, la disfonía es la incapacidad de hacer este sonido y que se puede manifestar como un cuadro leve hasta otros de carácter severo, llegando incluso a imposibilitar la comunicación oral, provocando en ocasiones la pérdida total de la voz (afonía).

La Laringe (ubicada en la zona media del cuello) es el órgano que aloja los pliegues vocales responsables de generar el sonido de la voz. Suelen dañarse en personas que hablan a alta intensidad (volumen) o por largos periodos de tiempo. Los eventuales problemas en la laringe se manifiestan como picazón, dolor de garganta, quemazón, sensación de cuerpo extraño, dolor muscular en el cuello, cansancio al hablar, constante carraspera, entre otros.

El síntoma más importante es la disfonía (ronquera) que persiste en el tiempo. Las personas que usan su voz como herramienta principal de trabajo son quienes se encuentran más expuestos, como lo son los docentes, cantantes, actores, operadores telefónicos, locutores, periodistas y, en definitiva, cualquier individuo que depende en gran medida de su voz para desempeñar su actividad laboral.

En Chile, como en muchos otros países, los trabajadores que utilizan en mayor medida su voz, son los profesores.

La voz de los profesores se puede ver afectada por muchos factores, como el tipo Físico (temperatura, ruido, ventilación, posturas inadecuadas o forzadas en el trabajo), Químico (polvo u otros gases que produzcan reacciones alérgicas), Tóxico (cigarrillo, alcohol, medicamentos con efectos secundarios sobre la laringe), Biológicos (mayor predominancia en mujeres, edad, estado de salud general), Psicosociales (estrés, bajo apoyo o comprensión del entorno, escasa retribución del empleador frente al desempeño) y Organizacional (tiempo de trabajo frente a los estudiantes, carga semanal, descansos, tamaño de la sala, distribución de los estudiantes).

En este contexto, muchos de los profesores trabajan inmersos en un ambiente de riesgo, que los expone a altos niveles de estrés, por ende, están más predispuestos a padecer de disfonía en comparación con otros profesionales. ¿Existe algún apoyo del estado para ayudar a los profesores que sufren de disfonía?

La disfonía es un problema de salud pública que ha sido incluido en la Ley 16.744 del Seguro Social Obligatorio Contra Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, bajo el título de Laringopatías o Enfermedades de la Voz.

Cabe destacar que no cualquier problema de la voz será considerado por esta Ley, ya que la génesis de la enfermedad debe estar en estrecha relación con el desgaste de la voz que supone el trabajo que se realiza. En el caso que se compruebe que el problema vocal del profesor es consecuencia de la actividad profesional, se cubrirá lo referente a las atenciones médicas y no médicas, necesarias para su rehabilitación.

Lo anterior supone una gran preocupación para todos los profesionales que trabajamos la voz de los profesores (Otorrinolaringólogos y Fonoaudiólogos), dado que existe una gran variedad de patologías aparte de las que cubre la Ley. Es por esto que la prevención y la promoción juega un rol fundamental en la detección precoz de alguna de ellas.

La responsabilidad, que tenemos los fonoaudiólogos y otorrinolaringólogos es aportar en la promoción, prevención, evaluación, habilitación y rehabilitación del profesor con patología vocal. Lo anterior debe estar sustentado en una preparación sólida que permita un trabajo eficiente y colaborativo entre ambos profesionales.

El llamado es no sólo acudir al profesional cuando exista alguna disfonía, sino que a prevenir con evaluaciones vocales, la salud de la voz.

SHARE
Comentarios