Adultos deben estar con sus vacunas al día por incremento en brote de sarampión

206
0

Protegernos a nosotros mismos y a quienes nos rodean del contagio de graves enfermedades. Un motivo más que suficiente para justificar por qué las personas deben vacunarse. Cada año, la inmunización salva millones de vidas y la comunidad internacional las reconoce como una de las intervenciones de salud pública más eficaces para evitar la muerte de miles de personas en el mundo, además de disminuir considerablemente los riesgos de contraer enfermedades que, pese a haber estado erradicadas por muchos años en varios países, han aparecido nuevamente como el sarampión.

Según las cifras informadas por la Organización Mundial de la Salud, a nivel global la mortalidad por sarampión se había reducido en un 80%, pasando de 545 mil defunciones estimadas el año 2000 a 110.000 en 2017. Sin embargo, un nuevo reporte entregado por el organismo informó de un incremento del brote en países de Europa, lo que ha levantado las alertas a nivel mundial para las personas que no se encuentran con sus vacunas al día.

Para ello es fundamental que los países implementen programas efectivos de inmunización. En Chile, con la creación del Programa Nacional de Inmunizaciones el año 1978 fue posible erradicar enfermedades como la Viruela (1950), la Poliomielitis (1975) y el Sarampión (1992), la cual ha vuelto a cobrar relevancia este último tiempo debido al aumento de contagios a nivel mundial.

Al respecto, el doctor pediatra infectólogo Guillermo Soza asegura que la obligatoriedad de las vacunas en países que cuentan con un programa de inmunización ha permitido controlar enfermedades graves como el sarampión, pero que al estar en una sociedad en constante movimiento, donde la gente se traslada de un continente a otro con mayor facilidad, eso incrementa las probabilidades de contagio y por ello es fundamental contar con la inmunización adecuada.

Sarampión en adultos

Conocida como una enfermedad vírica muy contagiosa, que suele producir fiebre alta y erupciones cutáneas, además de ocasionar graves discapacidades, infecciones  y provocar incluso la muerte, el sarampión está generando preocupación en la comunidad científica internacional debido al brote en lugares donde ya se consideraba erradicada, lo que pone en riesgo a quienes no estén protegidos en un 100%, ya sea que viajen o no al extranjero.

Si bien, la vacuna contra el sarampión está incluida en el Programa Nacional de Vacunación en Chile desde 1964, en el periodo comprendido entre 1971 y 1981 hubo un problema con los lotes utilizados, razón por la que el Ministerio de Salud ha sido categórico en indicar a las personas que recibieron esas dosis a que vuelvan a vacunarse, para no exponerse al contagio.

No obstante, aún queda población adulta que no cuenta con la inmunización completa, poniendo en riesgo sus vidas y las de su entorno. Esto ocurre por diversos factores, ya sea desinformación o bien el acceso a datos falsos a lo que se suma la popularidad que han adquirido los movimientos antivacunas y que están llevando a las personas a tomar decisiones que estarían afectando directamente los programas de inmunización a nivel mundial, como ocurre precisamente con el sarampión, enfermedad que debiera estar erradicada en su totalidad.

Por ello, el llamado de la comunidad científica es a tomar las precauciones necesarias y cumplir con los programas de vacunación en niños y adultos, prevenir posibles contagios de otras enfermedades en viajes fuera del país, cuidando así su salud y la de su familia.

SHARE
Comentarios